pedrobernalmartinez@hotmail.com

miércoles, 3 de diciembre de 2014

PAISAJE CONTINENTAL

El paisaje continental se localiza en lugares alejados de las grandes masas de agua y, por tanto, aislados de su acción reguladora.
Es el paisaje propio de las tierras interiores de Europa, Asia y América del Norte.

Las regiones interiores de los continentes, al no recibir la influencia reguladora del mar, presentan temperaturas extremas (se calientan mucho en verano y se enfrían mucho en invierno).

Las precipitaciones son escasas, y se concentran principalmente en verano.
Los inviernos suelen ser muy secos, si bien en las zonas más próximas al mar pueden caer algunas precipitaciones, aunque poco importantes.
En verano, el recalentamiento del suelo y del aire provoca temperaturas muy elevadas.


A pesar de las escasas precipitaciones, el caudal de los ríos es considerable ya que recogen el agua de las extensas zonas llanas por donde circulan, dando lugar a cuencas fluviales de gran superficie como las del Rhin, Danubio, Volga, ...


La vegetación es muy variada
En el hemisferio Norte las condiciones climáticas originan dos tipos básicos de paisaje natural:
En las zonas situadas más al Norte, donde los veranos son menos calurosos, se extiende el bosque de coníferas o taiga, integrada por pinos, abetos, alerces o abedules.
Estos árboles reciben el nombre de coníferas porque las piñas tienen forma de cono.
Las raíces de esos árboles son largas y poco profundas. De esta forma aprovechan mejor los nutrientes de las hojas y los restos vegetales que caen al suelo, ya que los suelos de la taiga son pobres.
Normalmente, el paisaje de la taiga tiene un aspecto gris, sombrío y monótono porque los árboles crecen muy apiñados entre sí para protegerse de los fuertes vientos.
Taiga en verano
Taiga en invierno
Los árboles de la taiga son utilizados por el ser humano para la fabricación de celulosa, que después se transformará en papel
 

Más al Sur, en lugares donde las temperaturas durante el verano son altas y las precipitaciones, escasas, la taiga da paso a extensas zonas de hierba: las estepas o praderas.
El paisaje de estepa lo forman amplias llanuras en las que crecen hierbas bajas que sirven de alimento al ganado.
Los paisajes de la estepa o pradera son extensas llanuras, de suelos generalmente profundos y fértiles, que soportan inviernos muy rigurosos y veranos muy cálidos.
Estas zonas esteparias son lugares muy adecuados para el desarrollo de la ganadería y para el cultivo extensivo de cereales pues los campos son fértiles y, además, son muy llanos lo que permite la utilización de maquinaria para trabajar la tierra
Estepas

Praderas

No hay comentarios: